INICIO / Tres miradas un ser 

Tres miradas un ser 

La obra de Raquel Legorreta nos propone un mundo pleno de sensualidades ocultas, inciertas, oscuras. No son imágenes que violentan lo sentidos, son seres casi imaginaros que en un mundo ajeno y onírico se desvanecen entre líneas violentas creando una paradójica ilusión entre el movimiento y lo estático de esas figuras que nunca se decidirán, incluso, a mostrar si existieron alguna vez.

Cada obras nos ofrece un viaje a algún lugar de la imaginación, de las sensaciones, de lo poético, cada obra es un poema semiinconcluso que se ofrece al observador para que él mismo lo concluya o lo deje así, en esa sensación de vierto vacío.

Las líneas de las figuras son violentas, las manchas del ácido casi hieren esa sutileza de los movimientos y en una danza de movimientos se crea ese cierto colorido imaginario que le toca al observador agregar.

Estas poesías, estas obras, quieren mostrar un mundo donde se percibe una represión sensitiva y una explosión expresiva. Son estáticas, pero el movimiento del ambiente crea elementos que se inician el recorrido a esa sensualidad tan escondida y recóndita del mundo de Raquel.

Paradojas, poesías, sensualidad, enfrentamientos, eso es la obra de Raquel Legorreta quien además agrega a sus obras una limpieza de trazo y un oficio que no tiene cuestionamiento alguno.